Novedades y estrenos del Catálogo Netflix España

Netflix nos ha sorprendido hoy con una nueva serie con tintes documentales producida por la comediante americana Chelsea Handler y distribuida en exclusiva por Netflix.

El motivo de crear esta serie es poner “a prueba” a Chelsea con tema controvertidos tales como son el racismo, las drogas o el sexo. Suena bien ¿o no? Me pareció muy buena idea para crear una serie cómica, así que no he perdido el tiempo y me dispuse a echarle el ojo a algún capítulo para comprobar si está a la altura.

¿Merece la pena Chelsea Does?

Para comenzar diremos que el tono documental que usa me encanta. Es el clásico sistema de doblar la voz por encima de la versión original con unas décimas de segundo de retraso. Cosa que agradecemos ya que no están llegando documentales muy actuales pero rara vez doblados al español. Actualidad Vs Doblajes. Aquí tenemos ambas cosas. Estreno mundial simultáneo y en nuestro idioma. Un acierto.

¿Pero que tipo de humor tenemos? Y esta es la parte que me ha decepcionado. Es humor es muy blanco, muy limpio, muy correcto. Notamos casi desde el primer momento que la fórmula que intenta Chelsea es provocar a sus entrevistados para que piquen el anzuelo y salten a la yugular. Esta fórmula ha funcionado muy bien en películas como Borat o Brüno, donde el actor Sacha Baron Cohen ha tenido que salir por patas en más de una ocasión.

El problema es que Chelsea se parece a Sacha lo que un desodorante a una póliza de seguros. Aunque lo intenta, no consigue escapar de lo políticamente correcto. Hay algo dentro de ella que –salvo muy contadas excepciones– le impide soltarse, prácticamente le falta pedir disculpas por las inocentes opiniones de los entrevistados. En lugar de dar cizaña y aprovechar el filón del personaje, casi los corta antes siquiera que puedan decir algo polémico o incluso tocar muy de lejos algo que se le parezca mínimamente al humor negro.

Al ser ella la productora y guionista, se ha colocado directamente como hilo conductor y, simplemente, no funciona. La idea es mu buena y en manos de otros actores como Ricky Gervais, Louis C.K. o Stephen Merchant hubiese sido un éxito rotundo con risas garantizadas. Quizás el fallo de estos documentales ha sido la expectación y la forma en la que nos lo han intentado vender: “polémica y humor”. Cuesta entenderlo como comedia. Documentales simplemente correctos pero que sin ese tipo de publicidad quizás ni nos habríamos molestado en darle al play.

Solamente 4 episodios de alrededor de una hora de duración componen esta primera temporada de la que dudamos se sigan rodando más.

Chelsea Does: Veredicto

50% Se deja ver

No consigue transmitir lo que persigue para quedar en una serie de documentales correctos que no recordaremos con el paso de los meses.

  • Puntuación de usuarios (1 Votos) 42 %
Comparte